Política de puertas abiertas


Generación de vínculos interpersonales en la Organización.

Por: Guadalupe Flores García

En una empresa tradicional, como bien sabemos, existe un organigrama definido que marca perfectamente la jerarquía de las personas al interior de la organización. La comunicación entre los diversos miembros del equipo de trabajo se desarrolla de manera vertical, es decir de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo, sin posibilidad de interactuar directamente con alguien que no se encuentre en el nivel inmediato superior o inferior de donde estamos colocados. Esto tiene ciertas ventajas pues el ambiente de trabajo suele ser muy respetuoso y cada quien conoce su sitio y labor a la perfección; pero de alguna manera este modo de comunicarse puede impedir que los flujos de información se movilicen de la manera más eficiente, y sobre todo que se creen vínculos valiosos entre la línea directiva y el resto de los empleados.

 

Una política de puertas abiertas intenta promover la comunicación directa y sin intermediarios entre los puestos más altos del organigrama y todos los miembros de la empresa que están colocados debajo de ellos. De esta manera las relaciones interpersonales en el trabajo adquieren tintes más amenos, relajados e informales, además de que la estructura organizacional comienza a desdibujarse dando paso a una plena libertad en la interacción.

 

Esta clase de prácticas se deben adecuar a un tipo determinado de organización, ya que no en todas resultaría conveniente que el flujo comunicativo careciera de filtros (por ejemplo una empresa cuya estructura rotundamente vertical sea factor fundamental de la productividad). De cualquier manera políticas como ésta generan que los empleados se sientan más integrados a la empresa pues se propicia la participación, en tanto que todas las voces tienen la posibilidad de ser escuchadas.

 

Una política de puertas abiertas se aprecia en ciertas acciones muy claras e ilustrativas que, por el simple hecho de ser manifestaciones explícitas de la libertad de expresión, generan un cambio positivo en el ambiente que los trabajadores perciben. A continuación algunos ejemplos de estas acciones simbólicas y a la vez operativas:

 

  • Las puertas de todas las oficinas están literalmente abiertas siempre o la mayor parte del día, dejando claro que si es necesario se puede entrar a discutir alguna situación importante.

 

  • A los directivos y gerentes se les llama por su nombre, sin anteponer ninguna otra fórmula que indique su rango en la empresa. Igualmente ellos se dirigen a sus subordinados con total familiaridad.

 

  • Se tiene conocimiento en toda la empresa de que cualquier empleado puede hablar, concertar una reunión o mandar un correo electrónico al gerente o director sin tener que hacerlo antes con su jefe superior o sin la necesidad de pedirle permiso a alguien.

 

Esta clase de prácticas organizacionales está destinada a erradicar los problemas de comunicación que suelen darse al interior de las empresas, asimismo intentan promover la idea de que los trabajadores pueden aportar soluciones creativas e innovadoras a los problemas si se les da la oportunidad de participar. El empleado entonces comienza a sentirse más integrado y desarrolla un sentido de pertenencia a su lugar de trabajo, que puede derivar en motivación constante y en una actitud involucrada y propositiva.

 

En general una política de puertas abiertas intenta lograr un trato más humano y amigable, donde fluya la comunicación cara a cara con los líderes y por ello se reduzcan los malos entendidos. Si se implementa de manera correcta puede darse un aumento en la productividad de los empleados; así que conviene analizar qué tan positivo podría ser cambiar las fórmulas en pro de mejorar los vínculos interpersonales.

Si te encuentras en una posición que te permita transformar el modo en que se comunican en tu empresa y crees que abrir los oídos a todas las voces puede traerles beneficios importantes, platícalo con tu equipo y generen una estrategia para fomentar la interacción entre los diversos niveles de su organigrama. Ten en cuenta que una vez hecho esto será casi imposible revertir la manera en la que se relacionen las personas, así que planea bien la forma en que el cambio se dará para no generar descontrol ni falta de respeto en el trabajo.

 

,

No se aceptan comentarios por el momento.