La imagen en una entrevista


Sólo existe una oportunidad para que comuniques en persona y frente al reclutador que eres el mejor postulante. Tu apariencia física y vestimenta, lenguaje corporal, nivel de comunicación y desenvolvimiento, y tu actitud influencian la respuesta del reclutador hacia ti. Asegúrate que sea de manera positiva

“1) Tu vestimenta

No existen segundas oportunidades para provocar una excelente impresión sobre ti al reclutador. Por eso no olvides:

La primera impresión que provoques en el reclutador depende de ti. No es cuestión de suerte.

Tu imagen personal es uno de los medios más importantes para generar confianza en el reclutador. Tu impacto en la primera impresión está determinado en un 55% por tu imagen personal y vestimenta. ¿Vas a desperdiciar ganar ese porcentaje a tu favor ese día?

Tu imagen personal es un medio de comunicación silencioso que expresa sin palabras: tu nivel educativo y cultural, liderazgo, profesionalismo, tu autoconfianza, seguridad personal, actitud, autoestima, credibilidad y hasta dónde puedes llegar. El reclutador al verte sabe si eres un buen candidato o uno más que no está calificado.

Tendemos a confiar, inconscientemente, más en los mejor vestidos y atractivos. Lo que percibimos por fuera es lo que creemos que hay por dentro.

Las personas que se saben atractivas tienden a estar más cómodas consigo mismas y tienen más autoconfianza, por lo que son percibidas con más seguridad, lo cual a su vez, incrementa su credibilidad notoriamente.

 ¿Cuáles son los mejores consejos de imagen personal?

a)    Vístete para el trabajo que deseas obtener, no para el que tienes o tenías. ¿Contabas con un puesto operativo y deseas ascender a uno gerencial? Debes lucir como gerente. La regla es que no exageres o descuides tu vestimenta al grado de provocar un rechazo.

b)    Colores: Usa traje sastre en tonos azul marino (que refleja autoridad y liderazgo), gris oscuro (responsabilidad y eficiencia) o negro (poder, autoridad y liderazgo). En cuestión de camisa/blusa prefiere la blanca, (lisa sin cuadros o rayas) que comunica profesionalismo, honestidad, responsabilidad e inteligencia. Un color alternativo es el azul cielo. Evita los tonos pastel si eres mujer, pues restan profesionalismo y se asocian más a cualidades de ternura.

c)    Si tienes sobrepeso: Usa trajes de rayas delgadas y no combines un color de saco y otro de pantalón, prefiere un solo color arriba y abajo. Usa pantalones sin pinzas para minimizar el ancho de la cadera. Si eres hombre, no uses sacos cruzados, opta por el de tres botones que crea una línea vertical haciéndote lucir menos obeso. Aunque la moda masculina ahora dicte usar trajes de dos botones, olvídalo si no eres delgado.                                                                                               

En el caso de las mujeres, usa telas delgadas y tonos oscuros. Si usas falda, que sea dos dedos debajo de  la rodilla para hacer que tus piernas luzcan menos anchas. Si usas pantalón, prefiere los que no tienen pinzas y sin bolsas en las pompas o al frente, totalmente lisos. Evita los zapatos de tacón de aguja, te van mejor los de tacón un poco grueso. Te favorecen las zapatillas cerradas y terminadas en punta, pues adelgazan tus piernas.

d)    Si eres de baja estatura: No uses pantalones con valencianas o provocarás que tus piernas luzcan más cortas.  Cuida que tus pantalones no sean de tiro demasiado largo o te verás más pequeño. Evita los sacos cruzados o te verás más chaparro. Pon atención en que tus accesorios sean proporcionados a tu estatura. Si eres mujer evita los zapatos de tacón muy alto, pues contrario a la lógica, evidencian aún más tu corta estatura. Tu bolsa debe ser pequeña y de piel, sin diseños o logotipos de marcas de ropa. Si usaras falda, opta por zapatos sin brazalete en el tobillo, ya que hace que tus piernas se vean más cortas.

e)    En cuanto a los accesorios: Si eres de piel morena te van mejor los de color plata; si eres de piel blanca los dorados. Si eres hombre la única joya permitida es el anillo de matrimonio. Adiós pulseras, esclavas, anillos de graduación, collares, etc. Si eres mujer, la regla es no usar más de tres accesorios al mismo tiempo.

f)      Zapatos: Son una de las piezas más importantes del atuendo, revelando la personalidad de quien los usa. Deben estar siempre impecables. En el caso de los hombres, si usas traje completo (saco, camisa, corbata y pantalón) debes usar zapatos negros de piel con agujetas y suela de cuero. Si no usas corbata, los zapatos mocasín negros son una buena opción. Si eres mujer, evita los zapatos con adornos o aquellos que muestran los dedos de los pies, es más formal y elegante el zapato cerrado. Es mejor que el tacón no sea mayor a 5cm. Los tacones altos y delgados son propios para eventos sociales o de noche. Las botas o botines sólo se usan con pantalón.

g)    Los imperdonables que nunca debes cometer: En el caso de los hombres, usar un traje arrugado, prendas desgastadas, zapatos sin lustrar, corbatas con diseños caricaturescos, calcetines de un tono distinto a los zapatos o al pantalón. Usar una camisa más oscura que el traje. Para las mujeres: usar minifaldas o escotes muy pronunciados. Maquillarse en exceso o no maquillarse en lo absoluto. Usar demasiados accesorios. Traer el cabello maltratado o teñirlo de un tono totalmente opuesto al color natural. Hacer altos contrastes entre las medias y los zapatos, ejemplo, medias negras y zapatos rojos. Usar ropa demasiado ajustada al cuerpo.

h)    Para puestos no ejecutivos, como es el caso de las áreas artísticas y creativas, la recomendación es vestir para comunicar lo que se espera de la persona. Si se aspira a ser director creativo y la firma viste de manera informal pues su filosofía es la libre creación de ideas, sería un error presentarnos de traje sastre ejecutivo. El mensaje que proyecta es incongruente con lo que se espera de un creativo. Si es tu caso asistir a una entrevista en una empresa del área creativa, cuida usar colores neutros como el blanco, negro o gris y da un toque de color armónico como un suéter o blazer. Aunque la firma no lo prohíba, no vayas a la entrevista de mezclilla, mejor usa un pantalón de vestir. No uses más de 3 colores lisos a la vez y repite uno de ellos en tus accesorios: reloj, zapatos, bolsa, etc.

Como te darás cuenta, la vestimenta que decidas usar el día de la entrevista debe ser congruente con lo que se espera de ti, el objetivo que tenga la empresa  a través de tu trabajo, los servicios o productos que ofrece y el tipo de clientes que tenga. Si tu imagen personal no es acorde con la imagen de la empresa, estás fuera de lugar.

2) Lenguaje corporal y comportamiento

Muchas veces nosotros como candidatos olvidamos que el reclutador sabe de lenguaje corporal y no es novedad, pues están acostumbrados a que los postulantes les mientan o intenten maquillar las respuestas. ¿Por qué son capaces de identificar una mentira? Porque el cuerpo no sabe mentir y aunque tú intentes disfrazarlo siempre hay un gesto que te delata porque el lenguaje corporal es inconsciente. Recuerda: te están evaluando no conociendo para ver si pueden ser amigos.

a)    Cuida tu porte al estar de pie. Tu imagen personal necesita de una buena postura para convencer. Mantente erguido, pero no te acartones. Camina sin prisa. Si te es posible, días antes a la entrevista, obsérvate tú mismo ante un espejo o utiliza una videocámara.

b)    Al llegar al lugar de la entrevista no tomes asiento hasta que se te indique. Es regla de cortesía en los negocios.

c)    Al conocer al reclutador, salúdalo con un apretón de manos firme, haz contacto visual y sonríe. Parece fácil y obvio este punto pero en la práctica no lo es, pues la mayoría de las veces saludamos sin hacer conciencia que lo hacemos. La forma en que saludas le dice mucho al reclutador sobre ti.

d)    No saludes de beso NUNCA al reclutador, a menos que él o ella lo proponga. Tampoco lo toques o parecerás muy confianzudo y poco profesional. Es un asunto de negocios, no un evento social.

e)    Mantén el contacto visual durante toda la entrevista, sobretodo cuando respondas a las preguntas más difíciles, no desvíes la mirada o parecerá que mientes o estás inventando las respuestas. Practica, ya que no es fácil sostener la mirada el 100% que dura tu respuesta.

f)      Al sentarte no te encorves. Para mostrar mayor interés, inclina tu talle hacia el reclutador.

g)    Cuida que tus pies toquen por completo el piso, esto te dará más confianza y seguridad al responder. Cuida los tics nerviosos como mover constantemente el pie o las piernas.

h)    Mantén las manos siempre visibles sobre el escritorio. Si las ocultas provocarás desconfianza en el reclutador.

i)      Nunca interrumpas al reclutador cuando hable. Escucha atento a lo que dice. Asiente con la cabeza para comunicarle que le estás poniendo atención.

j)      Al terminar la entrevista, ponte de pie y agradece la entrevista al reclutador.

k)    Despídete con un saludo firme, mantén contacto visual y sonríe.

3) Actitud

Si lo observas detenidamente, la entrevista de trabajo es una compra-venta de tus habilidades, talento, beneficios y experiencia. Tanto el reclutador como tú están interesados en evaluar las ventajas y desventajas de llegar a un acuerdo laboral. No es momento de sentir que te hacen un favor, son negocios.

a)    Tu actitud debe ser positiva y no es momento de ser humilde al decir tus logros. Es una venta personal. Recuerda haber hecho una lista de los beneficios que le ofreces a la empresa al contratarte. En el momento oportuno dilas con mucha seguridad.

b)    Nunca debes parecer desesperado por encontrar trabajo. Nadie te contratará porque le cuentes lo difícil que es tu situación actual.

c)    Debes SER y PARECER el mejor candidato. Si sólo te ocupas por uno de los aspectos anteriores y descuidas el otro, serás incongruente. Para lograr SER el mejor debes haber invertido tiempo en prepararte previamente para el gran día. El talento no puede inventarse. Te recomiendo leer Los 10 errores antes de la entrevista. Para PARECER el mejor necesitas poner mucha atención en tu imagen personal, en tu lenguaje corporal (que proyectará tu seguridad e inspirará credibilidad), tu tono y volumen de voz al responder las preguntas que tu entrevistador te haga y, finalmente, tu comportamiento en la cita, el cual deberá ser profesional, amable y educado.

d)    Habla con seguridad. Para el día de la entrevista tú ya has hecho una lista de las preguntas más probables que el reclutador te hará. Por ejemplo: ¿Por qué desea colaborar en esta empresa?, ¿Por qué debemos contratarlo a usted?, ¿Cuál es su mayor cualidad y defecto?; la clave está en responder siempre en beneficio de la empresa y no de manera personal. Tu cualidad y defecto no deben nunca contradecirse: “Mi cualidad es que soy muy responsable. Mi defecto es que soy flojo”. Error.  Para convencer se necesita creer en lo que dices, si lo inventas tu mensaje pierde emotividad y se nota.

e)    Piensa positivo, sé optimista y tu motivación será percibida. La suerte no es más que el resultado de la preparación y la oportunidad. Y si en algún momento no te va tan bien como deseabas, no seas tan duro contigo mismo, nadie es perfecto. Analiza el error y conviértelo en aprendizaje.”

 

, , , , , , , , , , , , , , ,

No se aceptan comentarios por el momento.